Cómo ayudarán los VHH al sistema inmunológico

Ahora mismo, científicos de todo el mundo trabajan en el laboratorio día y noche en busca de estrategias que ayuden a luchar y combatir al coronavirus-2.

En términos generales, los virus no son fáciles de combatir. Esto se debe, sobre todo, a su naturaleza: están constituidos por genes que contienen ácidos nucleicos que forman moléculas largas de ADN o ARN, rodeadas de proteínas. El SARS-CoV-2 está integrado por una única molécula de ARN (ácido ribonucleico), es de cadena simple y de polaridad positiva.

Básicamente, cada molécula de virus posee las instrucciones necesarias para replicarse a sí misma. De este modo, al infectar una célula, la usa para multiplicarse y propagarse rápidamente. Durante este proceso, las células se deterioran y eso provoca la enfermedad. A par, el sistema inmunológico se activa y se pone en funcionamiento para identificar al intruso y neutralizarlo.

Cada virus posee una “huella” característica, llamada antígeno, que permite distinguirlo de otros. Así, le sirve al sistema inmunológico que busca, mediante los anticuerpos, cualquier cosa que contenga ese antígeno para destruir al virus o neutralizarlo. Todo este proceso se desarrolla en dos semanas aproximadamente, mientras que el virus puede hacer hasta 100.000 copias de sí mismo en solo 24 horas.

Por esto, la implementación de un tratamiento con nanoanticuerpos de llamas (VHH) es una alternativa prometedora para enfrentar la pandemia. Si bien no evitan la enfermedad, pueden minimizar los efectos.

Por su pequeñez y capacidad de escabullirse, los VHH reconocen la parte interna del virus y pueden neutralizarlo. De este modo, se detiene la infección.

- Volver a: Construyen una biblioteca de nanoanticuerpos de llamas contra la COVID-19