CIENCIA CON ENFOQUE PRODUCTIVO

Día del investigador científico: una vuelta por el INTA

En la fecha donde se reconoce a quienes hacen de la actividad científica su vida, los directores de los centros que integran el Centro de Investigaciones Agropecuarias -CNIA- del INTA, destacan el rol del científico y la formación de becarios en el organismo.

Día del investigador científico: una vuelta por el INTA

A solo 20 km de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en la localidad de Hurlingham, se encuentra el Centro de Investigaciones Agropecuarias -CNIA- donde unos 700 investigadores todos los días llevan adelante una nutrida agenda de conocimiento sobre ejes de sanidad animal y vegetal, manejo y conservación de los recursos naturales, calidad y rendimiento de la producción primaria, valor agregado y agricultura familiar.

El CNIA con sus cuatro centros de investigación -divididos en 16 institutos- se ha transformado en un polo innovador que le permite al INTA llevar sus desarrollos a la sociedad. Y en esta fecha que conmemora el nacimiento de Bernardo Houssay -destacado investigador y premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1947-, la Revista RIA le preguntó a los cuatro directos acerca del rol del investigador.

"En un período como el actual donde se está redefiniendo el rol de la ciencia y el desarrollo nacional, este día nos debería reconducir a repensar y reflexionar sobre cuál es el sentido de nuestro trabajo para el desarrollo del país", destacó Elisa Carrillo, directora del Centro de  Investigaciones Ciencias Veterinarias y Agronómicas -CICVyA- y Coordinadora del CNIA.

En tal sentido, Carrillo reiteró que se trata de "un momento de reflexión y de redefiniciones" donde, además, la formación de recursos humanos en "las áreas que abarca el CICVyA es una prioridad". Cada uno de los 110 becarios doctorales -de la unidad- "cuando salen al exterior son reconocidos y valorados; una valoración que habla de la importancia que tiene el inicio de la formación en investigación para el Centro". 

Para los directores, el día del investigador científico permite valorar de la investigación en el INTA.

Para Jorge Carrillo, director del Centro de Investigaciones en Agroindustria -CIA-, la formación de nuevos investigadores "es una prioridad", afirmó  y consideró: "Más aún estar vinculado en lo que son las redes tanto nacionales, es decir, con el resto del Sistema Científico y Tecnológico Argentino, como con el sistema internacional".

Respecto al lugar del investigador propuso que en un futuro "los extensionistas y los investigadores trabajemos aún más para la innovación" y, en ese momento, en vez de recordar "el día del investigador, lo hagamos como el día del innovador".


Directores del CNIA: Jorge Carrillo, Andrea Maggio, Elisa Carrillo y Pablo Mercuri

El CNIA cuenta con un predio donde se emplazan 70 mil metros cuadrados de laboratorios con equipamiento de última tecnología que lo posiciona como el principal polo de investigaciones agroalimentarias del país. Concentra capacidades científicas dirigidas al sector agropecuario en articulación y plena interacción con una red de universidades, empresas, laboratorios, instituciones, organismos no gubernamentales y otras unidades del INTA en el país.

Contar con un día donde se habla del reconocimiento del investigador científico "contribuye a valorar los resultados de la investigación", expresó Andrea Maggio, directora del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Pequeña Agricultura Familiar -CIPAF-.

Y destacó que si bien a la investigación -por lo general- se la vincula con aquella tecnológica o de productos concretos, "no debemos olvidar que también hay un capítulo de la investigación científica que hace a los procesos sociales y económicos", apuntó.

En ese orden, reforzó el lugar que tienen las ciencias sociales donde sus contribuciones permiten "interpretar mejor la realidad y proponer alternativas y soluciones a los problemas que afectan a humanidad".

Los investigadores del INTA son reconocidos internacionalmente por sus logros y avances en el sector agropecuario, agroalimentario y agroindustrial.

Por su parte, Pablo Mercuri, director del Centro de Investigaciones en Recursos Naturales -CIRN-, reconoció en esta fecha es propicia para repasar la labor de investigadoras e investigadores que "ponen mucho de su tiempo, horas de trabajo mental, físico y también espiritual en la búsqueda de una innovación".

Trabajan para "generar nuevos resultados y dar soluciones a problemáticas que existen en distintos territorios, al explorar en las fronteras del conocimiento nuevas realidades que sirvan para la sociedad", dijo.

Desde su lugar de científico puntualizó a que se habla de la necesidad de un "investigador del INTA que explore, investigue, desarrolle y genere pero, también, que transfiera los resultados de sus investigaciones a la sociedad".

La formación "es un pilar fundamental y una directriz en el plan estratégico de nuestro centro de investigación", dijo y remarcó: "Más de 30 profesionales realizan estudios de posgrado, entre tesis de maestrías y doctorales".

Por su parte, Maggio indicó que la orientación del centro en la agricultura familiar apunta a la formación de jóvenes científicos pero también de otras disciplinas y campos de trabajo. "Es un sector que requiere de vocaciones para acompañarlo", expresó tras lo cual indicó que la agricultura familiar: "Estuvo relegada de la producción del conocimiento".

Con más de medio siglo de investigación para el sector agropecuario, el prestigio de los investigadores del INTA se refleja en el trabajo sobre temas de cultivos industriales, mejoramiento vegetal, bioinsumos, salud pública, ciencias sociales, entre otros. En los 6 centros (se suman el de Investigaciones Agropecuarias -CIAP- y en Ciencias Políticas, Económicas y Sociales -CICPES-) y 23 institutos en todo el país trabajan para unir el conocimiento con la capacidad de producción.