REPRODUCCIÓN ANIMAL

INTA y Maimónides inauguran centro para la producción de ovinos genéticamente modificados

Con una inversión de unos $6,5 M, se renovaron las instalaciones del nuevo Centro de Reproducción y Biotecnología Animal del INTA Castelar donde investigadores de ambas instituciones trabajarán en proyectos conjuntos en clonación y transgénesis. 

INTA y Maimónides inauguran centro para la producción de ovinos genéticamente modificados

Articular capacidades para desarrollar investigaciones en reproducción animal, es el desafío de dos grupos de reconocidos científicos pertenecientes al INTA y a la Universidad Maimónides quienes desarrollarán investigaciones para generar Organismos Animales Genéticamente Modificados (OAGM).

En las instalaciones preparadas para trabajar con ovinos del INTA en Castelar, que por su capacidad y calidad constructiva son únicas en su tipo en América Latina, se van generar nuevos conocimientos en reproducción para asistencia de animales genéticamente modificados, así como tecnologías recombinantes para obtener animales con capacidades diferenciadas y genéticamente modificados, ya sea por transgénesis o edición génica.

El 2 de octubre, en un acto realizado en el CNIA del INTA, también se inauguró el edificio del CIA y se firmó del acta de inicio de obra para INCUINTA.

El primer objetivo será “poner en práctica y mejorar las técnicas de desarrollo de Organismos Animales Genéticamente Modificados a través de diferentes herramientas de corte y analizar su viabilidad”, destacó Ariel Pereda, director del Instituto de Patobiología, en cuyo campo experimental se puso en valor la infraestructura que alberga al Centro de Reproducción y Biotecnología Animal.

Por su parte, según Sergio Ferraris, director del Centro de Investigación y Desarrollo de Modelos Integrales (CIDME) de la Universidad Maimónides, reconoció que un segundo objetivo “es lograr la producción de diferentes ovinos y bovinos genéticamente modificados con fines de mejora ganadera y producción de biomoléculas de interés farmaceútico e investigación biomédica”.


El campo experimental cuenta actualmente con capacidad para
albergar unos 250 ovinos de raza Hampshire Down.

 

Liderazgo latinoamericano

La capacidad se producir ovejas y vacas genéticamente modificadas –las unidades para bovinos será habilitada en 2018-, con fines de investigación en biotecnologías de reproducción y de mejoramiento pecuario, le permite al país “abrir un espectro mayor de intervención en Salud y Producción Animal, desde animales que confieran una resistencia a ciertas enfermedades, como así también una mejora en la conversión alimenticia, incluso para animales que puedan producir principios activos en sus subproductos, como la leche”, explicó Ferraris.

En las instalaciones del campo experimental del instituto, que recibió una importante inversión estimada en $6,5 M de la Universidad Maimónides a partir de un convenio firmado en 2016 entre ambas instituciones, se renovaron los boxes de alojamiento de animales y corrales, se acondicionó un nuevo quirófano y salas de transferencia embrionaria, un mini tambo y espacio para acopio de material, una sala de necropsia con un horno pirolítico, un laboratorio de Fisiología Animal y oficinas para los investigadores.

 

- Con este artículo: Inauguran sede para la dirección del CIA

 

Estas áreas fueron adaptadas a las más exigentes medidas de bioseguridad de la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria –CONABIA-, y cuentan con la autorización de la Dirección de Biotecnología de Ministerio de Agroindustria para funcionar en la obtención de ejemplares por técnicas clonación y transgénesis.

Un equipo conformado por 8 investigadores de Maimónides y 15 del INTA, a los que se sumarán 27 becarios del CONICET y de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica –ANCyT-, desarrollará estudios que abarcarán aspectos relacionados al manejo productivo y al uso de herramientas innovadoras en diagnóstico y tratamiento para la formación de profesionales especializados en esta área.

Por su capacidad y calidad constructiva son instalaciones únicas en su tipo en América Latina

La remodelación de la infraestructura para ovinos permite incrementar “la capacidad de alojamiento de animales en condiciones ideales de bienestar animal y para ensayos de clonación; además del acceso de otras unidades de INTA a este tipo de infraestructura”, dijo Pereda.

El campo experimental cuenta actualmente con capacidad para albergar unos 250 ovinos de raza Hampshire Down. Se estima que, en la segunda etapa, se incorporarán unos 60 bovinos de raza Holando Argentino (Holstein).

 

- Con este artículo: INCUINTA tendrá su edificio propio

 

Un centro de investigación avanzada

El Centro de Reproducción y Biotecnología Animal cuenta con científicos que usan técnicas como CRISPR-Cas 9 -técnica de edición genómica- y de Talen ­-herramienta biotecnológica de edición génica-, las que permiten realizar cambios en el genoma de forma tal de eliminar cierta información o incorporar información nueva al genoma. Estas técnicas persiguen objetivos similares, pero tienen diferencias en aspectos técnicos.

El trabajo que da comienzo con los ovinos en los corrales del centro, contempla una serie de procedimientos que continúa con la superovulación de los donantes y la sincronización de las hembras receptoras. En el paso siguiente, donde se requieren técnicas específicas, los investigadores realizan la inseminación artificial a las ovejas y recolectan los embriones.


El nuevo quirófano es parte de la remodelación
junto con las salas de transferencia embrionaria.

 

Esos mismos embriones se microinyectan con las construcciones desarrolladas en cada caso por los especialistas, y se procede a transferirlos a las hembras receptoras. Una vez que se detecta la preñez, se espera hasta el nacimiento de la cría para realizar los estudios que permiten determinar si es OAGM.

Un equipo de reconocidos investigadores del INTA y Maimónides trabajará en la obtención de ejemplares por técnicas de clonación y transgénesis.

De confirmarse esto último, se contiene al animal en el lugar exclusivo para tal fin y se informa a las autoridades. Posteriormente, se comienza con la obtención de los productos según corresponda al proyecto y, eventualmente, puede solicitarse la liberación de los animales o la disposición final de los mismos.

En convenio “propicia la conformación de un grupo de investigación en reproducción animal donde se volcarán las necesidades y hallazgos del Instituto de Patobiología en proyectos conjuntos”, señaló Pereda y agregó: “Para ello se cuenta con un comité coordinador conformado por representantes de ambas instituciones”.

 

Bioseguridad

La reconstrucción del predio no solo cuenta con exigentes medidas de bioseguridad, en el sector de cuarentena y observación, para el sector de plantel convencional y sector exclusivo parar animales OAGM. También incorpora importantes medidas de seguridad consistentes en doble alambrado encadenado, alambre de púa y concertina, barreras infrarrojas perimetrales y reflectores de iluminación perimetral.

Además, el predio es monitoreado las 24 h de manera permanente a través de 10 cámaras de seguridad y, entre otras medidas, cuenta con alarma conectada a una empresa de seguridad y a la Policía Federal.


El predio donde se encuentran los animales cuenta con
exigentes medidas de bioseguridad y vigilancia las 24 h.