Bienestar animal

Jujuy: estudian el estrés en llamas y vicuñas

Investigadores lo evalúan en camélidos sudamericanos bajo diferentes modalidades de manejo y esquila. Apuntan al diseño de protocolos para la toma de decisiones en políticas relativas a la conservación y manejo de estas especies.

Fotos gentileza investigadora
Jujuy: estudian el estrés en llamas y vicuñas

La práctica de la esquila para la obtención de la fibra de llama y de vicuña representa una alternativa para diversificar la producción de los pequeños productores familiares en las provincias del noroeste argentino.

Por tratarse de especies que tienen particularidades que deben ser consideradas al momento de proponer herramientas tecnológicas, así como protocolos de manejo, investigadores del INTA en la puna jujeña están abocados en estudiar y evaluar el estrés durante la esquila.

Este aspecto es evaluado como un indicador de bienestar animal “en camélidos sudamericanos domésticos, como es la llama, y en silvestres, como es la vicuña”, indicó Sandra Romero, del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar Región NOA (IPAF NOA).

La investigación que forma parte de la tesis doctoral de Nadia Ramos, becaria INTA CONICET en la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Abra Pampa -Jujuy-, contempla la evaluación de diferentes combinaciones de manejo y de esquila.

Determinarán los efectos sobre el bienestar animal de distintos sistemas de manejo y modalidades de esquila de camélidos.

Buscarán conocer parámetros de estrés en esquilas manuales y mecánicas en llamas, bajo condiciones de manejo de la experimental del INTA en Abra Pampa y también en campo de productores. En el caso de la vicuña, se evaluarán protocolos de esquila -manual y mecánica- bajo manejo en cautiverio en esa experimental y durante el aprovechamiento en silvestría que realizan comunidades aborígenes.

“El estrés es un mecanismo de adaptación de los organismos que permite una respuesta generalizada a la alteración del estado de equilibrio u homeostasis del animal por la acción de estímulos u factores físicos o psicológicos. Esta   respuesta involucra aspectos somáticos y comportamentales”, explicó Romero.

Por lo tanto, es importante poder “determinar los efectos sobre el bienestar animal de distintos sistemas de manejo y modalidades de esquila de camélidos, que serán evaluados mediante parámetros de estrés a nivel fisiológico, bioquímico y de producción de citoquinas y así medir el impacto del agente estresor en el animal”.

Para la investigadora, en esa respuesta hay cambios comportamentales, fisiológicos y bioquímicos que pueden ser analizados de acuerdo a diferentes indicadores específicos y “medir el impacto del agente estresor en el animal”, indicó.

La investigación que desde hace 5 meses inició Ramos, dirigida por Alejandra Romera, del Instituto de Virología de Castelar, y codirigida por Romero, se centrará en medir biomarcadores como el cortisol, una hormona que se dispara como respuesta al estrés, se cuantificarán las proteínas totales y se evaluará la concentración de glucosa en sangre. 

Además, se evaluarán las poblaciones de leucocitos y las citoquinas proinflamatorias, como mecanismo de defensa del sistema inmunológico frente a situaciones de estrés.

Los antecedentes de este tipo de estudios de estrés son más numerosos en bovinos y otras especies tradicionales, a diferencia de los camélidos sudamericanos donde todavía son incipientes, sobre todo los que utilizan técnicas moleculares para la evaluación de la respuesta de estrés.

 

 

Emprendedores familiares y camélidos

La provincia de Jujuy en una superficie de 53.000 km2 concentra aproximadamente el 70 por ciento de la población de llamas del país, estimada por sobre los 141.000 ejemplares -censo agropecuario 2008-, y unas 25.000 vicuñas según método de transectas de ancho fijo (SAyDS 2008).

La importancia de los camélidos para la economía regional es significativa, así como el rol que ocupan los agricultores familiares como criadores y manejadores de estos animales.

En la puna jujeña se produjo un incremento de las llamas respecto a otras especies de ganado durante los últimos años. Esto se debe en parte a la promoción de sus productos (carne – fibra) y el crecimiento de las posibilidades comerciales.

El conocimiento que aporte esta investigación podrá ser aplicado con fines de conservación, socioeconómicos y, también, culturales.

“Resulta de vital importancia generar información con base científica para la toma de decisiones en la conservación y manejo de estos recursos naturales, ya que estas especies tienen particularidades que deben ser consideradas al momento de proponer herramientas tecnológicas, así como protocolos de manejo”, afirmó Romero.  

En el caso de la vicuña es particularmente importante el impacto de la intervención humana ya que es considerada una especie vulnerable y se encuentra protegida por normas internacionales, nacionales y provinciales.  

El conocimiento que surja de esta investigación podrá ser aplicado con fines de conservación, socioeconómicos y, también, culturales. El “Chaku” de vicuñas silvestres es una práctica ancestral comunitaria que aporta a la revalorización de la cultura de la región y a su preservación, cuando se realiza de forma sustentable. La captura y esquila de esta especie permite obtener una de las fibras más finas del mundo debido a su adaptación natural.

Las poblaciones de vicuñas de las provincias de Jujuy y Catamarca se encuentran categorizadas en Apéndice II de CITES. Lo cual implica que es una especie vulnerable y tanto su aprovechamiento como el comercio de sus productos y subproductos están sujetos a una reglamentación estricta.

 

 

El bienestar animal

En el caso de la cría de camélidos domésticos se plantea, como sustento del estudio, que los sistemas de producción animal deben adaptarse a un nuevo marco legal que incluye un concepto ético de bienestar animal. 

“El bienestar de los animales en diferentes sistemas ganaderos se ha convertido en motivo de creciente preocupación por parte de consumidores y productores”, se destaca de la lectura del trabajo que lleva adelante Ramos.

El manejo sustentable de animales silvestres como la vicuña demanda el uso de protocolos bajo pautas que garanticen la supervivencia de la especie.

Si bien el concepto de bienestar animal se originó por la preocupación de los sistemas de producción intensiva de animales domésticos y a la experimentación con animales de laboratorio, actualmente se ha extendido a mascotas y a la fauna silvestre. El manejo sustentable de animales silvestres como la vicuña demanda el uso de protocolos bajo pautas que garanticen la supervivencia de la especie.

El aporte del estudio “Valoración de estrés en camélidos sudamericanos sometidos a diferentes modalidades de manejo y esquila”, tiene como objetivo la mejora de las prácticas de manejo que permitan colaborar en alcanzar los estándares de sustentabilidad, de calidad del proceso productivo y de valor agregado en origen.

Esta investigación se enmarca en los proyectos nacionales y territoriales del organismo y es parte de los estudios que se realizan en torno a la conservación y manejo de camélidos sudamericanos de agricultores familiares en el NOA, en articulación con otros organismos provinciales y nacionales.