Salud animal

Logran un método más sensible para la detección de babesiosis en bovinos

El desarrollo de un equipo de investigación del INTA consiste en una prueba de PCR de un solo paso para el diagnóstico de hemoparásitos transmitidos por garrapatas. Al ser más sensible que los actuales, apuntan a que se adopte como prueba de referencia en laboratorios nacionales.

Logran un método más sensible para la detección de babesiosis en bovinos

Reconocida por su impacto económico en los rodeos del país y la región, la babesiosis bovina causada por parásitos trasmitidos por las picaduras de las garrapatas se presenta como una enfermedad clínica que puede permanecer de forma persistente en los animales tratados y recuperados, resultando a la vez portadores y reservorios de los patógenos.

El trabajo del equipo de investigación de Castelar y de la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Mercedes del INTA –Corrientes– consistió en el desarrollo de una PCR (reacción en cadena de la polimerasa, según siglas en inglés) en un solo paso para la detección de Babesia bigemina y B. bovis. que afecta al ganado y a una amplia gama de animales domésticos y salvajes.

Estas nuevas pruebas de diagnóstico de PCR para B. bigemina y B. bovis “fueron más sensibles que la nPCR que se emplea como referencia para la Organización Mundial de Sanidad Animal –OIE–”, destacó Marisa Faber, investigadora del Instituto de Agrobiotecnología y Biología Molecular (IABIMO) INTA – CONICET.

A través de ensayos en muestras de animales provenientes de áreas endémicas para la babesiosis, lograron demostrar la alta sensibilidad que, junto con la menor demanda de tiempo y reactivos, “hacen de los métodos de PCR VESA una valiosa herramienta de diagnóstico para la detección molecular y el estudio epidemiológico de ambas especies de Babesia”, indicó Farber.

En un reciente trabajo publicado en la revista Veterinary Parasitology, Faber junto con Sofía de la Fournière, Martina Soledad Paoletta, Eliana Carolina Guillemi y Silvina Elizabeth Wilkowsky, investigadoras del IABIMO, Néstor Fabián Sarmiento, de la EEA Mercedes, y Pablo Alejandro Donati, de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA, reconocen que, para B. bovis el análisis de sensibilidad mostró un límite de detección equivalente a la PCR de la OIE.

Sin embargo, al analizar muestras de campo, “ambas PCR VESA de un solo paso tuvieron una mayor capacidad de detección”, indicó Sofía de la Fournière y remarcó que las PCR de un solo paso desarrolladas, denominadas BbiVESA y BboVESA, “son una valiosa herramienta de diagnóstico”.

Según el manual de la OIE, la prueba de diagnóstico molecular recomendada para B. bigemina y B. bovis es una reacción en cadena de la polimerasa anidada (nPCR) basada en la amplificación en dos pasos de un fragmento del gen rap-1. Pero, al requerirse dos procesos de amplificación por PCR, esto representa más tiempo operativo, mayor costo y riesgo de contaminación.

En este sentido, el equipo de investigación propone una PCR de un solo paso para B. bigemina, (BbiVESA) y B. bovis (BboVESA), basados ​​en la amplificación de un fragmento del gen de múltiples copias ves-1α. Con estos métodos se logra un límite de detección que resulta una mejora si se las compara con las pruebas de referencia de la OIE. Cabe resaltar que ambos métodos fueron evaluados con cepas de campo y una diversidad de cepas de referencia.

Los ensayos de PCR de un solo paso para la detección de los protozoos B. bigemina B. bovis, causantes de enfermedades de importancia en áreas tropicales y subtropicales a nivel mundial, representan “un aporte de nuevas herramientas aplicables a campo para contribuir a dar respuestas a problemáticas que afectan a la producción, con calidad científica”, destacó Eliana Carolina Guillemi.

Como método de diagnóstico simple, tanto BbiVESA como BboVESA permiten detectar estos parásitos en animales infectados persistentemente y “constituyen herramientas poderosas para identificar el estado epidemiológico de los rebaños, lo que conduce a una reducción de pérdidas en la productividad de los rodeos asociadas con manifestaciones subclínicas de la babesiosis en regiones endémicas”, concluye el equipo de investigación en el artículo.