Revista científica

Revista RIA presenta detectives del código genético

En el último número del 2018, desarrolla como tema de tapa la bioinformática en el ámbito del INTA, destinada a desentrañar la información genética de especies. También, con la publicación de artículos científicos, presenta los procedimientos experimentales que utilizan recursos biológicos y la posibilidad de aumentar la producción sin comprometer los recursos naturales.

Revista RIA presenta detectives del código genético

Reconocida como una interdisciplina que se construye desde la necesaria interrelación de las ciencias biológicas y computacionales, la bioinformática constituye un campo donde el análisis de datos biológicos se realiza de manera inteligente. Además, resulta un soporte para la agrobiotecnología con el fin de estudiar las asociaciones entre variantes fenotípicas y variantes genéticas a nivel poblacional.

Con una participación activa, el INTA trabaja en bioinformática aplicada al agro para conocer una enfermedad o la inestabilidad ambiental que impone el cambio climático.

En la nota de tapa del Vol.44 N.°3 de diciembre, “Detectives del código genético”, especialistas abordan la adopción de herramientas bioinformáticas para el avance y las necesidades de procesamiento, almacenamiento y análisis de datos biológicos, con aplicación en el mejoramiento de especies como girasol, soja y sorgo.

Enfocados en desentrañar la información genética de especies, técnicos especializados e investigadores son verdaderos detectives que buscan entender la arquitectura genética de organismos de interés agrícola. Al dar respuestas en estudios exhaustivos a un problema biológico determinado, generan una gran cantidad de datos que demandan soluciones bioinformáticas, tanto para su ordenamiento como para su análisis.

La demanda de soluciones bioinformáticas hizo que haya “evolucionado rápidamente”, según Máximo Rivarola, referente en bioinformática del INTA.

El especialista junto a investigadores del INTA, Marcelo Helguera, Gabriela Tranquilli, Viviana Echenique y Norma Paniego, se refieren a la bioinformática como un campo de investigación que, sin dudas, ya es una herramienta para las investigaciones del futuro.

Con la nota principal se publica “La ciencia pone bajo la lupa el uso de animales de laboratorio”. En un análisis acerca de su afectación y el beneficio científico-médico, investigadores revisan los modos de trabajar éticamente y propiciar el bienestar animal. Entre otros aspectos, proponen una mayor adopción de métodos alternativos con menos seres vivos para comprobar el objeto de estudio.

En la nota “Aumentar la producción sin comprometer los recursos es posible”, expertos evalúan el costo ambiental de la expansión de la frontera agropecuaria y el impacto de los cambios en el uso del suelo en el Chaco semiárido. Se trata de un aporte que permite conocer los escenarios posibles y las áreas en riesgo de transformación.

En la entrevista que se presenta con este número, la investigadora principal del Proyecto SAOCOM de la CONAE, Laura Frulla, explica el carácter estratégico del satélite equipado con tecnología de microondas y con capacidad para medir la humedad del suelo en la Región Pampeana.

Para Frulla “contar con estos datos en tiempo real podrá marcar la diferencia en una campaña”. Este es un factor crítico para la producción agropecuaria y clave para decidir cuál es el mejor momento para la siembra, fertilización y riego, en cultivos como soja, maíz, trigo y girasol.

Junto a estas notas de Actualidad en I+D, este nuevo número compila los trabajos científicos que son indexados en Scopus, el sistema de estudios bibliométricos y evaluaciones de producción científica más importante del mundo, con beneficios para los investigadores a la vez que posiciona a la publicación entre las principales revistas del sector en Latinoamérica.