Unidad Integrada Balcarce

Unirse por el conocimiento científico

Los vínculos de cooperación entre las instituciones dedicadas a la ciencia y al desarrollo tecnológico potencian el abordaje de problemáticas y demandas agropecuarias. Este es el caso de la Unidad Integrada Balcarce que, desde hace 55 años, combina investigación, extensión y docencia académica.

Por Daniela Novelli
Unirse por el conocimiento científico

Con énfasis en una mirada compleja, la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP) y la Estación Experimental Agropecuaria del INTA en Balcarce –Buenos Aires– iniciaron una historia de trabajo científico que quedó plasmada en la Unidad Integrada Balcarce (UIB). Docencia, investigación y extensión ocupan el objetivo fundacional de esta unidad que existe gracias a la articulación institucional desde 1962.

“Nunca funcionó por decreto, funcionó por una necesidad y se construyó desde las bases”, aseguró Carlos Mezzadra, director del INTA Balcarce, quien destacó que, actualmente, después de 55 años, “el objetivo inicial sigue con plena vigencia”. “Buscamos que ambas instituciones, una más dedicada a la docencia/investigación y la otra a la investigación/extensión, se potencien y se complementen mutuamente”, apuntó.

Para Mezzadra, el funcionamiento de la facultad integrado al INTA “posibilita que, además de ser instituto tecnológico, puedan llevarse adelante estudios e investigaciones que van desde lo básico/ultrabásico hasta la experimentación adaptativa y la transferencia y extensión del conocimiento generado”.

“El trabajo conjunto es la única manera de abordar las problemáticas del sector agropecuario, sobre todo cuando los recursos son escasos y provienen del Estado” (Virginia Hamdan).

En tanto, Virginia Hamdan, decana de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNMdP, remarcó que “esta unidad funcional tiene intenciones muy fuertes que se trasladan a la práctica diariamente”. En ese aspecto, “es una experiencia original y muy difícil de replicar, ya que crecimos y nos fortalecimos juntos”, indicó.

En este sentido, Hamdan ponderó que el trabajo conjunto constituye “la única manera de abordar las problemáticas de la sociedad o, en este caso, del sector agropecuario, es decir, que trabajemos todos en el mismo problema, sobre todo cuando los recursos son escasos y provienen del Estado”. “Articulación e interdisciplina”, resumió.

Formalizada en junio de 2014 a través de un convenio específico, el personal de la UIB reúne a 70 especialistas del Conicet, entre investigadores de carrera y becarios, 200 profesionales del INTA –más de la tercera parte graduados con doctorado y alrededor del 40 por ciento con nivel académico de maestría–, 180 auxiliares y técnicos de apoyo.

 

- Con este artículo: Aves inmunizadas

 

La facultad está ubicada dentro del predio experimental del INTA, donde los estudiantes pueden realizar las prácticas, y posee 10 hectáreas propias, donadas por el instituto. Ofrece once carreras –de grado y posgrado– y un doctorado. “Hay una fuerte articulación para el seguimiento de la formación de nuevos doctores y magísteres”, recalcó Hamdan.

“Esta característica de integración atrae a los estudiantes para desarrollarse profesionalmente”, continuó la decana. La unidad educativa tiene un nivel de formación reconocido a escala nacional, certificado por la Coneau. “Desde el inicio de las acreditaciones, la carrera de grado tuvo nivel de excelencia, mientras que los ciclos de posgrado alcanzan un nivel de superior de excelencia con clasificaciones A y B”, detalló Hamdan.



Tanto desde la facultad como desde el INTA, los investigadores tienen la posibilidad de concursar en programas de incentivo científico, ofrecidos por el Conicet, la Comisión de Investigaciones Científicas y organizaciones internacionales. “Encuentran mayor reconocimiento, justamente, por la sinergia que despierta la articulación entre ambas instituciones”, valoró Mezzadra.

Asimismo, anticipó que, en una iniciativa impulsada desde la UIB, recibieron un subsidio por más de un millón de pesos por parte del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación para construir el primer Centro Nacional de Fenotipado de Plantas de la Argentina y modernizar algunos invernáculos. Con el objetivo de optimizar los estudios en mejoramiento genético, el nuevo edificio estará ubicado en el predio universitario.

“Los investigadores encuentran mayor reconocimiento, justamente, por la sinergia q​ue despierta la articulación entre ambas instituciones” (Carlos Mezzadra).

Además de los tres laboratorios que posee la facultad, el INTA posee alrededor de 40 unidades equipadas para la investigación en agronomía y producción animal. En general, son utilizadas por grupos de trabajo, conformados por especialistas de ambas instituciones.

De cara al futuro cercano, el desafío es “incluir al Conicet a nuestro esquema de trabajo conjunto y transformarnos en una Unidad Ejecutora integrada de manera tripartita, la primera del país con el INTA”, expresó Hamdan. “Es un escalón más hacia la investigación científica de punta para colocarnos en la frontera del conocimiento”, añadió Mezzadra.

Según el especialista, “el objetivo es integrar toda la cadena de investigación, desde el nivel básico hasta que el conocimiento logra ser transferido a través del sistema de extensión”. Incluso, “también es una oportunidad para los investigadores, quienes pueden concursar para el desarrollo de proyectos”, sostuvo.

 

Sinergia de vanguardia

Nacida en la articulación, la UIB resulta una trama de políticas públicas en permanente ejecución y cuyo funcionamiento permite el desarrollo de estudios científicos de gran complejidad –algunos con impacto internacional– que dan lugar a innovaciones.

Entre otros proyectos, se destacan el descifrado del genoma de la papa, realizado a través de un consorcio de varios países, o la obtención de Rosita Isa, el primer bovino genéticamente modificado en el país capaz de producir leche con cualidades semejantes a la materna.

 

- Con este artículo: Equipamiento para biotecnología

 

“La metodología científica que generó a Rosita Isa ya está absolutamente superada; hoy día, en la UIB, trabajamos en edición génica, la técnica más avanzada de modificación genética de plantas y animales, y somos la única unidad del INTA que la aplica en los dos reinos, animal y vegetal”, destacó Mezzadra.

En este aspecto, se trabaja en cultivos de interés agronómico en pos de identificar genes que “puedan activarse o desactivarse” para conseguir una característica deseada como resistencia a la sequía o tolerancia a herbicidas, por ejemplo. En animales, una de las líneas busca neutralizar el gen que condiciona una proteína de la leche que provoca alergias en la población.

Articulación UIB-Conicet: “Es un escalón más hacia la investigación científica de punta para colocarnos en la frontera del conocimiento” (Carlos Mezzadra).

En general, todas las temáticas referidas a las Ciencias Agropecuarias están contenidas dentro de la agenda de conocimiento de la UIB. El área de Producción Animal tiene seis grupos de trabajo determinados por las disciplinas de mayor importancia en ganadería: genética, reproducción y salud animal –dividido, a su vez, en siete subgrupos–, sistemas de producciones ganaderos, nutrición y metabolismo, calidad de producto animal y pasturas.

En agronomía, las áreas están orientadas a genética y biotecnología, recursos naturales, mejoramiento y ecofisiología de los principales cultivos, cosecha y poscosecha.

Con respecto al abordaje de las líneas de investigación, el INTA sigue un accionar matricial, delimitado por los Programas Nacionales y los Proyectos Regionales con Enfoque Territorial (PRET). “Tanto en la matriz nacional como en la regional, los temas de investigación y extensión se definen en función de las necesidades de los territorios”, afirmó Mezzadra.


Vista aérea de la Unidad Integrada Balcarce -Pcia. Buenos Aires-.

Por su parte, “la facultad no tiene líneas prioritarias establecidas, sino que tenemos la posibilidad de identificar una demanda que nos parece pertinente desde nuestra formación”, argumentó Hamdan.

La extensión del INTA está basada en las demandas ponderadas en los PRET, plataforma a que se sumó la facultad con su propia Secretaría de Extensión. “Si bien los docentes que quieren hacer extensión pueden concursar proyectos para recibir financiamiento y becarios, esta actividad se fortalece con la posibilidad que nos da el INTA de poder articular en los proyectos regionales”, señaló Hamdan.

“Además de ofrecer servicios para análisis de laboratorio suelo, agua, nutrición animal, semillas, entre muchos otros temas, los programas Cambio Rural y ProHuerta facilitan una llegada muy concreta al territorio”, añadió Mezzadra, quien destacó la cobertura regional del INTA y su vínculo con los productores como aporte fundamental a la conformación de la unidad tripartita, compartida con el Conicet.

En la facultad, la extensión “se fortalece con la posibilidad que nos da el INTA de poder articular en los proyectos regionales” (Virginia Hamdan).

Para Mezzadra, “ni el INTA ni la universidad son generadores en sí mismos de políticas públicas, pero pueden transformarse en referentes para aportar insumos para que la política pública sea desarrollada sobre la base de un conocimiento concreto y validado”.

En otras palabras, explicó: “Es un desafío muy grande poder intervenir en la generación de políticas públicas a través del aporte del conocimiento generado y de la recolección de los saberes que recogemos en el vínculo con los productores”.

En esta línea, resaltó que el diálogo con los referentes del Ministerio de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires. “Nos toma como referentes y es un permanente consultor del conocimiento que generamos para que ellos puedan formular políticas acordes a las necesidades del productor y a la tecnología disponible”, indicó Mezzadra.

Por último, el especialista celebró el esfuerzo y dijo: “Tenemos un predio grande, reconocimiento por nuestras innovaciones, muchos laboratorios y una gran sinergia entre las instituciones, pero el capital humano es lo más valioso que conservamos en la UIB, la gente que la construye día a día y hace que todo sea posible”.

 

Más información:

Carlos Mezzadra

mezzadra.carlos@inta.gob.ar

Virginia Hamdan

decanofca@mdp.edu.ar